Evaluación en la Educación y en Nuestras Vidas
TuWeb

Evaluación en la Educación y en Nuestras Vidas
Mis Deportes y Aficiones
Buenos Momentos.........
Mis Páginas Favoritas
 
Evaluación en la Educación y en Nuestras Vidas

Hablemos hoy sobre la evaluación como proceso de observación permanente, constante y continuo, que verifica la asimilación de los conocimientos adquiridos por los discentes y corrobora nuestro quehacer cotidiano. Para realizar una acertada evaluación como punto inicial y clave es la observación. Esta observación debe ser objetiva, profunda, sin hacer prevalecer nuestras opiniones o criterios personales.
La evaluación es una práctica investigativa, permanente de cómo el alumno se va desenvolviendo en el trayecto del proceso educativo. Los alumnos rezagados deben ser los preferidos, brindarles atención especial, seguimiento perenne.
Cuando trabajamos en nuestras aulas, ellas no deben ser como un autobús en el cual viajamos sin conocer, ni mostrando interés por las personas que viajan en él; debemos hacer que el aula sea un centro de participación, de convivencia, de fraternidad y amistad. Identificar a los alumnos por sus respectivos nombres, harán del proceso de enseñanza personalizado y fructífero.
LISETHE ERIKA PORRAS LEÓN

Foto
Foto


Como elemento secundario podemos realizar una prueba escrita, ella nos servirá para examinar el proceso de enseñanza- aprendizaje. Al realizar las observaciones pertinentes, transcribir la evaluación en el registro mediante un símbolo, letra o nota.
Evaluar es valorar, apreciar, emitir un juicio de valor; no es medir. La evaluación debe ser cualitativa no cuantitativa; porque calificar cuantitativamente es medir.
Los resultados de la evaluación son responsabilidades compartidas de las que ya es tiempo de asumir y no desviar hacía otros. Para lo cual es necesario una revisión profunda de los procesos de gestión tanto administrativa como curricular.

Evaluación Personal
Una evaluación periódica y crítica en nuestras vidas personales como profesionales, inculcaría un espíritu de reflexión, introspección y análisis, desarrollando la autoevaluación; Proceso por el cual reconocemos nuestro errores, falencias, valoramos y apreciamos nuestras virtudes, principios; como seres humanos en proceso constante de aprendizaje. Mantener el espíritu de humildad mientras la adquisición de conocimientos se prolifere, merme la soberbia, la envidia y el egoísmo recalcitrante.
SUGERENCIAS O PREGUNTAS:
Deseo conocer tu opinión